Un grupo de trabajo de la Comisión Europea definirá las pautas  comunes para la evaluación de la salud móvil, con el fin de garantizar la seguridad y fiabilidad de la información en ‘apps’ de salud en todos los países miembros de la Unión

Andalucía participa en el desarrollo de unas recomendaciones de calidad europeas para aplicaciones móviles de saludAndalucía participará en el desarrollo de unas recomendaciones de calidad europeas para aplicaciones móviles de salud. La Dirección General de Redes de Comunicación, Contenido y Tecnologías (DG Connect) de la Comisión Europea está reuniendo en Bruselas a un grupo de trabajo formado por expertos procedentes de varias instituciones de países de la Unión, entre los que se encuentra la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, encargados de definir las directrices comunitarias en materia de evaluación de aplicaciones móviles de salud.

El objetivo del grupo es desarrollar unas pautas comunes para la evaluación de la salud móvil en los países miembros de la Unión Europea, que garanticen la calidad, la fiabilidad  y la seguridad de la información que se gestiona a través de las ‘apps’ de salud. De este modo, las recomendaciones que se elaboren irán dirigidas a administraciones públicas, proveedores de servicios sanitarios, asociaciones profesionales y de pacientes, y desarrolladores de apps, y servirán de referencia tanto para las iniciativas que ya están en marcha, como en el caso de Andalucía, como para impulsar la regulación de aplicaciones móviles de salud en aquellos países y regiones donde aún no existe.

Forman parte de este grupo un total de 30 organizaciones de 11 países europeos, de las cuales 12 procedentes de administraciones públicas de los estados miembros y 20 del ámbito privado, entre ellas empresas, asociaciones profesionales, centros de investigación y ONG. Andalucía participa en este proyecto a través de la Agencia de Calidad Sanitaria, una de las tres organizaciones españolas presentes en el grupo.

Este proyecto surge en respuesta a las necesidades detectadas tras la publicación en enero de 2015 del ‘Libro Verde de la salud móvil’ (Green Paper on mHealth), una consulta para ciudadanos, profesionales sanitarios, autoridades públicas y fabricantes de dispositivos móviles sobre la forma de utilizar estas tecnologías con el objetivo de mejorar los servicios sanitarios en Europa.

Los resultados de la consulta evidenciaron el potencial de la salud móvil, pero al mismo tiempo desvelaron la preocupación de los encuestados por la seguridad y calidad de las aplicaciones móviles de salud, así como por la falta de mecanismos de regulación de ámbito europeo, como la certificación, que garantizaran la fiabilidad de las apps.

Salud móvil en Andalucía

En los últimos años, la ausencia de un marco común para la regulación del sector, ha propiciado el surgir de iniciativas aisladas en algunos de los países miembros. Andalucía se sitúa entre las regiones más a la vanguardia en este terreno, con el trabajo que lleva desarrollando desde 2012 en el ámbito de la Estrategia de calidad y seguridad en aplicaciones móviles de salud, cuyo propósito es garantizar que los procesos y desarrollos derivados del uso de este tipo de dispositivos contribuyan a la mejora de los servicios y minimicen los riesgos para los usuarios. Dicha estrategia ha producido iniciativas pioneras como la publicación de la primera guía de recomendaciones en español para el diseño, uso y evaluación de aplicaciones móviles de salud y, posteriormente, el Distintivo Appsaludable, un sello de garantía para reconocer aquellas apps que sean fiables para los usuarios.

Estas iniciativas confluyen actualmente en el proyecto mSSPA, un ecosistema de innovación basado en servicios móviles, mediante la colaboración público-privada y la personalización e integración de servicios en el marco del Sistema Sanitario Público de Andalucía. El objetivo del proyecto es la creación de un catálogo corporativo de servicios móviles de salud personalizados, que ofrezca nuevas vías de interacción a ciudadanos y profesionales. Para ello, la iniciativa pretende incentivar el desarrollo de apps por parte del mayor número posible de empresas que forman parte del tejido industrial andaluz, incluyendo pymes y emprendedores, utilizando la certificación como mecanismo para garantizar la calidad, contribuir a la optimización de los procesos asistenciales y asegurar el buen uso de los recursos públicos.

El proyecto comprende la creación de una nueva plataforma de integración orientada a servicios móviles, para facilitar la integración de servicios de terceras partes con el sistema sanitario público, el primer barómetro andaluz sobre apps dirigido a ciudadanos, profesionales y desarrolladores de aplicaciones, y el desarrollo de siete aplicaciones móviles integradas con sistemas de información clínica de la sanidad pública andaluza.

Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía

La Agencia de Calidad, a la que presta soporte de gestión la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, tiene como finalidad el impulso y la promoción del Modelo Andaluz de Calidad. Para ello, se erige como la entidad certificadora de centros y unidades sanitarias y de servicios sociales, de competencias profesionales, de formación continuada y de páginas web, según el Modelo de acreditación del Sistema Sanitario Público de Andalucía, buscando siempre la excelencia en la atención sanitaria y favoreciendo una cultura de la mejora continua.

Su labor en materia de impulso a la calidad ha recibido el reconocimiento de organizaciones como la Sociedad Internacional para la Calidad en Salud (ISQUA), o la adopción por parte del Ministerio de Salud de Portugal del programa de certificación de unidades de gestión clínica, que es el oficial en el país vecino.