El mercado de aplicaciones móviles (apps) de salud moverá en todo el mundo en torno a 20.000 millones de euros en los próximos 4 años, según un informe de Research2guidance. Las apps de salud están descubriendo un mundo de datos y posibilidades tanto para el profesional sanitario como para el paciente. De estas reflexiones surgen dos preguntas: ¿cualquiera puede desarrollar una app que salga al mercado y sea utilizada por miles/millones de personas? ¿Nadie regula o controla la calidad de estas apps?

Diario Médico,  en un artículo sobre aplicaciones móviles de salud, destacaba ayer que Andalucía y Cataluña lideran en España en este terreno. Actualmente, hay una opinión generalizada en cuanto a la necesidad de un marco regulatorio específico para las aplicaciones móviles de salud.

A nivel internacional,  la FDA publicó en 2011 un primer borrador con las líneas principales de regulación y actualmente trabaja en una guía detallada.  Por otra parte, en la Unión Europea se debate sobre si las apps de salud deberían estar reguladas de la misma manera que los dispositivos médicos.
Está en tu mano
Andalucía puso en marcha, a finales de 2012, la Estrategia de calidad y seguridad de aplicaciones móviles de salud, con la constitución de un comité de expertos con representantes de otras autonomías, que sacó a la luz la primera guía de recomendaciones en español.

Posteriormente, se ha creado el Distintivo AppSaludable, que remarca los requisitos de calidad y seguridad de apps de salud de iniciativas públicas y privadas.

Los siguientes pasos que llevará a cabo serán la creación de un proceso de certificación y una lista blanca de apps de salud.

Por su parte, el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona prepara unas recomendaciones de calidad específicas para lo que ha creado un grupo de trabajo en el que participarán pacientes, médicos  y desarrolladores de apps.

______________

Noticias relacionadas: